Sobrepeso y obesidad infantil: cómo abordar una problemática con cifras alarmantes

A través del siguiente informe, se busca analizar una problemática actual y que tiene consecuencias a futuro: el sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes. En Tierra del Fuego las cifras son alarmantes, ya que los porcentajes de personas con obesidad y sobrepeso en edades tempranas se ubican entre los primeros del país. Causas como las enfermedades no transmisibles, la importancia del ejercicio físico y el rol de los padres. 

En una nueva entrega, los profesores Pablo Pereira y Fernán Navarro observan una problemática mundial que replica en nuestro país, incluyendo a Tierra del Fuego. ¿Cómo abordamos esta cuestión tan sensible para la salud de los más pequeños?

Las estadísticas son alarmantes a nivel mundial. Más de 41 millones de niños de 0 a 5 años padecen sobrepeso u obesidad en el mundo y esto causa la muerte directa o indirectamente de casi 3 millones. El exceso de peso conlleva y genera un sinfín de problemáticas en la salud del individuo, como lo son las Enfermedades No Transmisibles (ENT; diabetes, hipertensión, sarcopenia, dinapenia, dislipidemia diversos cánceres, artrosis, entre otros).

En Argentina, el 31.1% de los niños/niñas padece “exceso de peso”. El 25.2 por ciento de los menores de 2 años presenta la patología. Entre los 2 y 5 años el 29.4%. La cifra alcanza el 37% entre los 6 y 9, y los 10 y 19. El 33.2% corresponde a hombres y el 31.6% a mujeres.

En Tierra del Fuego las estadísticas de obesidad infantil superan el promedio nacional. Entre 2014 y 2017 el índice provincial pasó de 22% a 38%, según datos oficiales, es decir que casi 4 de cada 10 menores padecen este problema. El contexto complica todo: con temperaturas bajo cero, hielo, nieve y el sol que apenas asoma en invierno, mantener hábitos saludables en la isla puede ser un verdadero desafío.

Propuesta de abordaje

Resulta determinante el control durante el embarazo para observar la ausencia o no, de diabetes gestacional, una patología exclusiva de dicha etapa que genera entre otras cosas un mayor peso al nacer, lo cual puede ser determinante en un futuro sobrepeso y desencadenando indefectiblemente ENT.

El temprano abordaje en edades infanto-juveniles, debe contemplar a la educación alimenticia y física en primer lugar. Sabiendo que en nuestro país esta tarea no está cubierta en su totalidad por los espacios educativos, ya que el tiempo destinado a la práctica de ejercicio físico en establecimientos educativos es mínima e insuficiente, no llegando a cumplir con parámetros mínimos establecidos por las ciencias del ejercicio y la salud. Tampoco existen en muchos casos, asignaturas destinadas a la práctica y educación alimenticia.

El entrenamiento programado, planificado y sistemático en el tiempo, particularmente el entrenamiento de la fuerza, genera múltiples adaptaciones: musculares, óseas, endocrinas, vasculares, neuronales, entre otros. No estamos queriendo dar por hecho que el entrenamiento de la resistencia, corriendo, no lo logre, pero los autores de esta nota pensamos que el correr es una habilidad, y habrá que entrenar para correr, y no correr para entrenar. No pretendemos polemizar al respecto, simplemente consideramos que no todos están preparados para correr, menos largas distancias, y mucho menos una persona con sobrepeso u obesidad, la cual presenta un entorno hormonal, muscular, articular y cardiopulmonar deficiente y/o disfuncional, llevándolo indefectiblemente a un creciente deterioro muscular, articular y óseo en particular.

Es determinante el rol de los padres y los actos que se lleven a cabo en el hogar, fundamentalmente en la generación de hábitos que guíen a los infantes y adolescentes hacia una alimentación equilibrada, la realización de ejercicio físico regular, con el fin de combatir el sobrepeso y la obesidad, y la consulta a los especialistas.

NOTA RELACIONADA

La importancia de la actividad física en las personas con sobrepeso

También te podría gustar...