El robo en el buque «Desdémona», y el dolor del hijo del último capitán

Esta semana, en medio de la pandemia y cuarentena obligatoria, hubo una noticia diferente. Un procedimiento en la zona de Cabo San Pablo por el robo de dos anclas de 1.600 kgs. y de un inmenso candado. Los elementos fueron arrastrados por Jaime Castro, quien en el sector armó una especie de camping usurpando terrenos. AIRE LIBRE FM entrevistó a Erik Prillwitz (audio), quien vive en Alemania, hijo del último capitán del buque encallado en esas costas en 1985.

Se recuerda que el Desdémona fue un buque mercante construído en Hamburgo, Alemania. Encalló en la costa del mar Argentino, en la zona del Cabo San pablo (Tierra del Fuego), en 1985.

La historia señala que «ese año el Desdémona se dirigía a Tierra del Fuego desde Comodoro Rivadavia, con veinte tripulantes y cargado con 20.000 bolsas de cemento, cuando el motor sufrió una avería impidiéndole navegar a más de 5 nudos. En Ushuaia se intentó una reparación pero el desperfecto no fue solucionado.

Aun así, partió del puerto de la capital para seguir su viaje hacia la ciudad de Río Grande con mínima potencia del motor. Buscando refugio frente a las mareas y el viento que le impedirían llegar al puerto de destino, se dirigió hacia el sur bordeando la costa y tras pasar el cabo San Pablo tocó fondo.

El capitán Germán Prillwitz decidió hacer una maniobra para poder salir pero la popa chocó con una restinga que no aparecía en la carta náutica, produciendo un agujero por donde comenzó a ingresar el agua que inundó las bodegas. Prillwitz decidió varar el barco intencionalmente en la playa para evitar su naufragio. Posteriormente hubo una inspección de la Armada con la intención de sacarlo, pero finalmente quedó abandonado en el lugar».

(🎙) Aire Libre FM 96.3:

También te podría gustar...