Comerciantes anticipan que habrá «un colapso» en el sector comercial

La Cámara de Comercio de Río Grande pidió a los legisladores medidas para afrontar el escenario de cierre de comercios y la estrepitosa caída de ventas del 90 por ciento dejado por la cuarentena. “Nuestra primera misión es que tenemos que pagar los sueldos a pesar de que no generamos ingresos, además de alquileres, impuestos y a los proveedores. Pedimos estas medidas mínimas para sortear la situación y evitar un colapso en cadena”, advirtieron.

En una nota a los legisladores provinciales, las autoridades de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Río Grande, José Luís Iglesias y Marilina Henninger, solicitaron una serie de medidas de fondo para afrontar la coyuntura creada por las medidas contra la pandemia del COVID-19.

“El auxilio del comercio local resulta de especial importancia por su efecto multiplicador, entendemos que su ausencia produciría ‘un colapso en cadena’ y la propagación incontrolada de la pandemia. Los privados tenemos en este escenario que afrontar los costos de un servicio de salud prepaga y además estamos ‘privados’ de abrir nuestros negocios. Entendemos deberían estar nuestros empleados y las contingencias legales que se desprenden del no pago, en la misma situación que los empleados del Sector Público”, manifiestan.

Por ese motivo, solicita a los parlamentarios que “en carácter de imprescindible, arbitren los medios y realicen las gestiones pertinentes, para lograr el cometido del adelanto con otorgamiento automático, sin calificación previa, que facilite un rápido acceso al sistema de créditos en general a los empleadores, para cubrir en las ‘cajas ahorros sueldos’ los importes correspondientes al mes de marzo y abril. Esto permitirá el cumplimiento estricto en su domicilio de la cuarentena a los trabajadores que se encuentran inactivos por el cierre obligatorio de los comercios”.

Asimismo piden también, “un nuevo periodo de adhesión de la moratoria de AREF, que estaría venciendo el día 6 de abril, ya que solo podría otorgar un nuevo plazo por ley”.

Para mitigar el perjuicio financiero que sobrevendrá, “los comerciantes solicitan que se los exima del pago de las cuotas de Ingresos Brutos y Régimen Simplificado durante los meses de abril, mayo y junio, derogar el impuesto a los Sellos por un tiempo, reintegrando saldos disponibles para hacer frente al pago de sueldos. En el entendimiento que el bien común es el mejor de los bienes y privilegiar la vida de nuestros ciudadanos un deber de la representatividad que ejercen, solicitamos confieran a la presente un tratamiento de pronto despacho y resolución”.

“Ya hemos perdido el 90 por ciento de las ventas”

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Río Grande, José Luís ‘Gigi’ Iglesias, se refirió la realidad que atraviesa el sector comercial en Río Grande.
En primera instancia fue consultado sobre el pedido de distintas medidas al Banco de Tierra del Fuego, firmado en conjunto con su par de Ushuaia, Claudia Fernández.

“Consideramos que la veracidad del documento que emitimos, estaba en la recepción por parte de las autoridades del BTF; nosotros estamos esperando la respuesta porque se la hemos enviado en forma individual, porque hay una imposibilidad fáctica de llegar al edificio del banco para entregar una nota”, comentó Iglesias.

En este sentido añadió que “también Diego Navarro (integrante de la Cámara de Comercio y Vicepresidente nacional de la CAME) en forma oficiosa entregó notas con algunos de estos conceptos; es decir, desde principios de mes ya estábamos avizorando esta situación y la estábamos comunicando para que tengan en cuenta estas medidas. Tanto (Gabriel) Clementino como en mi caso, por el conocimiento que tenemos de las operatorias bancarias, sabemos que son posibles de instrumentar”.

Explicó que “la nota en sí, tiene algunos aspectos que necesitan de una solución, por ejemplo, hay comerciantes que me dicen que tienen cheques para cobrar y los tienen en sus negocios y es por eso que pedimos habilitar para las empresas y PyMEs los buzones para bolsines de depósitos en las sucursales de dinero en efectivo y valores, y habilitar los cajeros para la operatoria de depósitos”.

Recordó que “el Directorio del BTF está en Ushuaia y no podemos ir allá por eso las medidas que solicitamos tienen un efecto práctico. Por ejemplo, en el buzón tienen que estar registrados porque se necesita el acuse de recibo, para tener seguridad en el tema del dinero. Se está trabajando en esto, por supuesto”.
Reveló que la presidente de la Cámara de Comercio de Ushuaia (Claudia Fernández) “está en Buenos Aires por razones de salud personales y por eso hemos tratado de coincidir en las problemáticas de Ushuaia y en Río Grande, en Ushuaia obviamente la parte turística – gastronómica y hotelera, en nuestra ciudad los comercios y las PyMEs; tenemos distintas necesidades y distintos diferimentos”.

“No pedimos que se hagan cargo de nosotros porque somos privados con todo lo que ello implica, solamente pedimos algunas medidas mínimas que, por otra parte, el mismo Estado estaría en problemas si no las implementa, porque nuestra primera misión es pagar salarios teniendo a los empleados en la casa, no podremos sostener el sistema comercial con todos los gastos que tenemos, como alquileres, tributos, obras sociales, jubilaciones y por supuesto, el pago a proveedores. Hemos perdido el 90 por ciento de las ventas y seguramente si el gobierno decreta la extensión de la cuarentena estaremos perdiendo el 95 por ciento de las ventas”, advirtió.

Observó que “en general les cabe a todos los bancos esta situación, hay algunos comerciantes que tenían vencimientos para poder cubrir cheques y después se dieron cuenta que tienen la misma calificación y nosotros necesitamos que cada banco notifique o diga cómo va a actuar y hasta qué punto pueda acompañar”.
Justamente está el pedido de instrumentar una línea de financiamiento para sueldos, “durante tres meses a pagar en seis cuotas, con dos meses de gracia a tasa subsidiada, con acreditación directa a las cuentas cajas ahorro sueldos de las PyMEs a fin de garantizar el destino y contener la situación de nuestros empleados”.

Sistemas de tarjetas de crédito

Iglesias explicó que “cuando nosotros vendemos en cuotas, las marcas de las tarjetas (Mastercard, Visa, etcétera) nos paga a los 8, 20 ó 30 días y como fue del mes pasado y no podemos para descargarlo, vamos a tener un saldo a favor; es decir, vamos a tener la acreditación de Visa, por ejemplo, con el descuento que hace directamente para ser aplicado a Ingresos Brutos y no vamos a tener dónde volcarlos. Entonces, sería razonable que esos saldos que tiene a favor el comerciante en cada posición mensual, pueda ser aplicado para moratorias o para calificaciones de crédito con otra entidad porque personalmente no creo que la AREF le devuelva la plata en un cheque al comerciante”.

“Pedimos que las tarjetas tienen que estar adecuadas para estas cosas; nosotros vamos a tener saldo a favor este mes en Ingresos Brutos; si cobramos la tarjeta de crédito y no vendimos, vamos a tener un saldo a favor de dos tres meses, pero también ese excedente que tenemos a favor, habría que contemplarlo para calificarlo como una posibilidad para poder darle al empleador, en este caso, un rango de calificación crediticia; es decir, si se tiene unos 50 mil o diez mil a favor en Ingresos Brutos este mes, que se pueda adecuar para pagar algunas cosas que todos nosotros los privados estamos privados”.

“Tenemos a todos los empleados en la casa y tenemos que tener la certeza de que van a cobrar y que los comerciantes van a tener que hacer frente a la obra social de los empleados y es posible por lo menos cubrir con esos saldos para esos fines determinados, que deben tener un mínimo de asistencia crediticia. Creo que es un tema que lo debe resolver individualmente cada uno de nosotros, y si sale una ley de gobierno la analizaremos y la aceptaremos porque es lo que marca el conjunto”.

Cabe recordar que en ese pedido al BTF también estaba la habilitación para el área de Banca Empresa de una guardia mínima de atención telefónica “dada la necesidad de información, consultas, resolución de problemas y financiamiento de las operatorias vigentes y en las líneas para PyMEs a implementarse”.

Asimismo, la suspensión de los débitos o vencimientos de cuotas de créditos por el término de 90 días y el financiamiento de Capital de Trabajo en el contexto de emergencia con las siguientes líneas complementarias, línea emergencia para pago de proveedores y otras obligaciones comerciales, a pagar en 12 meses con 3 meses de gracia y a tasa subsidiada, renegociación automática de valores descontados por los clientes que están en cartera a tasas de la línea subsidiadas y mantener una línea de comunicación abierta institucional, On Line, “a fin de enviar todas las inquietudes de nuestros asociados en nombre de nuestras Cámaras y asumiendo la representación de todos los empleados de nuestro sector, dada la necesidad de dar respuestas concretas”, cerró Iglesias.

También te podría gustar...