Un «obsequio solidario» de voluntarios, para la Casa del Niño

Un hermoso gesto solidario se vivió el sábado en el barrio Intevu de Río Grande. Voluntarios que integran el PRIAR (Programa Interactivo de Ayuda por Regiones), que son empleados del Banco Galicia, desarrollaron tareas de mantenimiento en el inmueble donde funciona «La Casa del Niño Madre Teresa de Calcuta». Se cambiaron pisos, pintaron paredes y techo, colocaron ventanas y efectuaron donaciones.

Desde hace años funciona esta Casa en la ciudad, a cargo de Silvia Chedrese. Allí dictan clases de apoyo escolar, y brindan meriendas, entre otras actividades. Pero fundamentalmente, ella y las colaboradoras regalan lo mejor, que es el amor, el afecto y la contención a cientos de personas de todas las edades que alguna vez necesitaron una mano solidaria.

Casualmente el sábado fue el cumpleaños de Silvia, y dijo que «fue el mejor regalo, no lo esperaba y es una caricia para el alma», le dijo a AIRE LIBRE FM con lágrimas en los ojos.

Recordó que hace un tiempo se acercó a la Casa Matías Ferrero, quien es el tesorero del banco en RG, comentándole que cabía la posibilidad de ayudar junto al Voluntariado y quería saber cuáles eran las necesidades. Entre otras cosas, Silvia le informó que había que cambiar dos ventanas, el piso de las dos aulas, pintar la Casa y conseguir algún mobiliario, ya que este lugar fue donado luego de ser afectado por un incendio.

La Casa del Niño se encuentra en Intevu X casa 24, sobre la calle Thorne.

Matías sostuvo que «en junio comenzamos con esta idea, nos contactamos con PRIAR y hay que destacar que los trabajadores del banco, como así también muchos de los clientes, trabajaron para conseguir cosas. Y hoy (por el sábado), los compañeros de trabajo están aquí cumpliendo esta labor solidaria».
Acotó que «los empleados de las dos sucursales han colaborado buscando materiales, muebles, etc, pero también clientes e inclusive proveedores y sus familias».

PRIAR tiene una trayectoria de 18 años.

Por su parte, la coordinadora de PRIAR María Tortorella, se trasladó desde Buenos Aires para sumarse a este sueño de la Casa: «Este es un programa creado e impulsado por trabajadores del banco y colaboradores. Nosotros damos nuestros tiempo y esfuerzo, el banco nos brinda cierto soporte, pero son los empleados quienes buscan los proyectos».

Recordó que este Voluntariado se hace en todo el país «hemos tenido labores en La Quiaca pero también en Ushuaia. Y no solo con las organizaciones de la sociedad, sino también en centros de salud que son públicos». Añadió María que «cuando me llega un proyecto lo evaluamos, pero nunca se dice que no», finalizó.

(🎙) Aire Libre FM 96.3:

También te podría gustar...