Por unanimidad, aprobaron la emergencia de la infraestructura y equipamiento portuario

La Dirección de Puertos es modificada en su «ley madre» para declarar la emergencia durante 1 año, y hacer frente a las obras y servicios portuarios necesarios para operar. En este sentido, además plantea priorizar la actividad del puerto como uno de los ejes centrales de la economía de la Provincia y es por esto que, toma el rango ministerial y determina facultades de las autoridades.

A propuesta del bloque del Frente de Todos – Partido Justicialista (FDT-PJ), el legislador Federico Bilota propuso que la prórroga deberá ser “ponderada” por la Legislatura fueguina, en tanto que el bloque del Partido Verde (PV) no acompañó la herramienta y consideró que se otorga un “cheque en blanco” al Ejecutivo. Fundamentaron desde los bloques del Concertación Forja, MPF y UCR. Con la presidencia de la sesión extraordinaria de la vicegobernadora Mónica Urquiza, la normativa resultó sancionada por 12 votos.

El asunto 460/19 refiere al “estado de situación actual de la infraestructura y servicios portuarios de la Provincia presenta serias dificultades vinculadas con la desinversión, desactualización de equipamiento, desarticulación con empresas y prestadores privados e inadecuada prestación de algunos servicios, producto de una política nacional y provincial de los últimos 4 años que, a la luz de otros fines políticos más generales, fueron en desmedro de la actividad portuaria provincial que conlleva a la pérdida de competitividad a nivel internacional”, menciona el proyecto.

Para realizar las obras y contar con los servicios portuarios necesarios para operar, la Ley autoriza a las autoridades a realizar las contrataciones necesarias. Limita en 5 millones las contrataciones directas y 10 por contratación privada. En el caso de las licitaciones públicas, no tienen limite.

Entre las obras determinadas en el asunto N° 460/19 se destacan la ampliación del muelle comercial multipropósito; reparación y/o reconstrucción del muelle de catamaranes y embarcaciones menores; defensas del muelle comercial, que actualmente se alquilan a una empresa privada. Reparación de las zonas de tránsito de camiones, contenedores y peatones ; mejora del sistema de provisión de agua potable para los buques y cruceros turísticos; reparación de la carpeta de rodamiento de la plazoleta fiscal y muelle comercial.

En cuanto al equipamiento de la DPP, destacan la necesidad de contar con maquinaria pesada a fin de incrementar la prestación de servicios propios; adquirir repuestos y herramientas para el funcionamiento y mantenimiento de infraestructura y maquinas portuarias; intervenir el soporte a pasajeros que circulan por el puerto (maleteros, carros de traslado, etc.); sistemas en general, de información a buques, de medición y de comunicación.

El último asunto que aborda la normativa, trata sobre la seguridad portuaria y prevé la adquisición de sistemas de control de pasajeros y cargas; protocolos de seguridad y de contingencias desactualizados y atender el sistemas de comunicación.

También te podría gustar...