Llorente recordó el legado que dejó el general San Martín

Este viernes 17 de agosto se cumplieron 168 años del fallecimiento del Padre de la Patria. Y en AIRE LIBRE FM entrevistamos al titular de la Asociación Sanmartiniana de Ushuaia, Guillermo Llorente, quien recordó parte de la historia y el legado que dejó a la Argentina el general José de San Martín.

«No hay decreto ni hay instrumento legal que diga que San Martín es el padre de la patria, sin embargo así fue determinado naturalmente con el tiempo», dijo el entrevistado, agregando que “uno cuando lee y busca en el diccionario ve que dice que el padre de la patria es el padre de las naciones y que muchos Estados destacan a aquel prócer que por sus valores morales y por su heroísmo, puede ser considerado el padre y es el ejemplo de todo ese pueblo”, expresó el Presidente de la Asociación Sanmartiniana de Ushuaia, Guillermo Llorente, entrevistado por Fm Aire Libre.

En ese criterio “creo que ha sido seleccionado el General San Martín allá por principios de 1900 cuando se lo empezó a denominar el padre de la Patria porque juntaba todo este compendio, en primer lugar de valores morales y después heroísmo porque no es poco haberle dado la independencia a tres países”, afirmó.

“Creo que es el prócer argentino que mayor trascendencia continental tuvo, otro patriota como Belgrano no la tuvo, no fue su momento”, graficó el entrevistado.
Llorente sostuvo que San Martín es un prócer al que “vemos como esa persona que está ahí adelante mirándonos y diciendo ´no te preocupes, yo te estoy cuidando´, porque todos sus desprendimientos, todo a lo que renunció siempre por la búsqueda del bien común, nunca por la búsqueda del bien particular, hacen que lo miremos de esa manera”.

De hecho para él si hoy San Martín estuviera viendo la actualidad de nuestro país “yo creo que nosotros no estamos en este país, nos corre a todos a chancletazos”.

Sobre su fallecimiento lejos de la patria señaló que “es algo que hay que tomarlo como un problema casi continental, Artigas murió lejos de Uruguay, O´Higgins no muere en Chile, San Martín no muere en Argentina, son varios los que deciden retirarse para no tener enfrentamientos”.

Y agregó que “la parte más clara donde lo expresa San Martín es cuando regresa en 1809 y se encuentra con que Lavalle que había sido oficial de él, había asesinado a Dorrego y le manda a sus mejores amigos para que se haga el Gobierno de la Patria para poder unificar, y San Martin le contesta bien clarito que es imposible porque para unificar a esta país hay que matar a la otra mitad y yo no estoy dispuesto”.

“En algún momento el ve venir el Gobierno de Rosas cuando dice que este país va a terminar en manos de alguien de mano dura que lo lleve para adelante y así fue cuando llegó Rosas. Ellos prefirieron no derramar sangre de sus compatriotas porque creyeron que no era el momento, que no era la forma adecuada para hacerlo sino que siempre dijo que lo más importante era la educación”, detalló.
En este sentido indicó que “eso si lo trasladamos a hoy tiene tanta vigencia como en 1814 y 1815”.

Sobre los orígenes de San Martín, Llorente recordó que “su padre cuando el Rey de España expulsa a los Jesuitas de todas las misiones de Sudamérica, los virreyes deben hacerse cargo de su administración y el padre de San Martín que había venido como suboficial del ejército español y ya era capitán, estaba en Uruguay en funciones parecidas y lo designan como administrador de la misión jesuítica de Yapeyú, y ahí es donde nace su quinto hijo que es de José de San Martín”.

“Es hijo de padre y madre español, de hecho ellos también eran españoles al nacer en el virreinato del Río de la Plata que era una dependencia del Rey de España”, añadió.

Finalmente recordó que la carrera militar “era una forma de ascender socialmente en España y en todo Europa, si no se era aristócrata se hacía muy difícil, al ser hijo de un militar tenía la facilidad de ingresar a un regimiento como aspirante a oficial, y lo único que pagaba la familia era la manutención. Tal es así que de los cuatro hijos varones, los cuatro son militares. La influencia del padre ha tenido mucho que ver pero también la posibilidad de acceder a una educación superior y ascender en la escala social de la época”.

“Por eso él se hace militar a los 11 años él se incorpora al Regimiento Murcio y creo que a los 14 tiene su bautismo de fuego. Hasta los 44 años vivió combatiendo hasta que deja Perú, deja la vida pública y pasa al ostracismo en Europa donde es circunstancial que vuelve al Río de la Plata pero dura poco tiempo”.

LA HISTORIA DEL PADRE DE LA PATRIA

San Martín nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú, Corrientes. Fue el menor de los cinco hijos que tuvieron Juan de San Martín y Gregoria Matorras y falleció en Boulogne-sur-Mer, Francia, el 17 de agosto de 1850, aunque sus restos fueron repatriados en 1880.
El General dejó su marca en cada país de Latinoamérica al que fue. En Perú, por ejemplo, tiene los títulos de “Fundador de la Libertad del Perú”, de “Fundador de la República” y de “Generalísimo de las Armas”. En Chile, en tanto, se le dio el grado de «Capitán General».

Realizó gran parte de su carrera militar en España, hacia donde partió cuando apenas tenía seis años. Tras alcanzar el grado de teniente coronel y servir 22 años en el Ejército español, San Martín regresó a Argentina y se puso al servicio de la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Su liderazgo fue creciendo rápidamente, primero al mando del Regimiento de Granaderos a Caballo y luego en la jefatura del Ejército del Norte en reemplazo del general Manuel Belgrano. Luego, en 1817, San Martín completaría una de las gestas más extraordinarias: el Cruce de los Andes (el año pasado se celebró el bicentenario).

Tras comandar las batallas de Chacabuco y Maipú, San Martín consiguió la liberación de Chile de manos de España. No se detuvo allí: atacó al centro del poder español en Sudamérica, ubicado en Lima, y en 1821 también consiguió la independencia de Perú. Un año más tarde se produciría uno de los encuentros más importantes de la historia: San Martín se reunió con Simón Bolívar y le entregó parte de su ejército para que continúe con la liberación de Perú, en la reunión que se conocería como «La entrevista de Guayaquil».

San Martín regresó a Buenos Aires, pero desalentado por las luchas internas entre unitarios y federales partió nuevamente a Europa. En los años en los que duró su exilio escribió las «Máximas para Merceditas», su hija, en donde sintetizó sus ideales educativos.

Finalmente, el Padre de la Patria falleció el 17 de agosto de 1850 en Francia. «Desearía que mi corazón fuese depositado en el de Buenos Aires», fue la voluntad póstuma del militar. Desde 1880 sus restos descansan en la Capilla Nuestra Señora de la Paz, ubicada en la Catedral Metropolitana, custodiado permanentemente por dos granaderos.

Esta semana también se celebró otro aniversario relacionado al militar: el bicentenario de la entrega del Bastón de Mando de San Martín a Nuestra Señora del Carmen de Cuyo. Este acontecimiento sucedió el 12 de agosto de 1818, el mismo día en el que también se confirmó la proclamación de la Virgen como Patrona y Generala del Ejército de los Andes.


(🎙) Aire Libre 96.3:


Aire Libre FM 96.3 – www.airelibre.com.ar – (02964) 422673 y 420152.
Calle Antártida Argentina Nº 850 – 9420 Río Grande (Tierra del Fuego)

También te podría gustar...

error: El contenido esta protegido Aire Libre 96.3 !!