Preocupación arbitraria

«A los temas que le preocupan a nuestra comunidad, nosotros queremos planteárselos al intendente», señaló el pastor Héctor Pauli a este medio en una entrevista con Hora 18. Uno de los referentes de la postura «pro vida» manifestó su enojo con Gustavo Melella, con Gastón Roma y terminó hablando del cupo trans como un «privilegio» a una parte de la sociedad. Reclamó la falta de diálogo, dijo que «se sienten en minoría» y que en los medios los «promotores del movimiento feminista tienen demasiada difusión». ¿Quién sabe lo qué realmente preocupa a la sociedad?

El debate por la legalización del aborto dividió la sociedad: verdes y celestes, defensoras del cuerpo de la mujer y defensores de las dos vidas, asesinos de bebés o tolerantes al aborto clandestino. De todo hemos escuchado estos días, y sobre todo estupideces. Por ende, ante la media sanción de Diputados al proyecto de aborto legal, seguro y gratuito, hay quienes sintieron que ganaron y otros que perdieron.

Tierra del Fuego también tiene sus partidos. Un día (23 de marzo del 2018), 13 legisladores sobre 15 votaron sobre tablas adherir a una declaración menemista que establece «El día de los derechos del niño por nacer». Es decir, de la nada misma, la parlamentaria Cristina Boyadjian propuso el tema sobre tablas y se aprobó, para luego ser promulgado por la gobernadora Rosana Bertone.

El 29 de mayo del corriente, los concejales -que siempre son noticia y generalmente por cosas malas- no sólo no aprendieron del error parlamentario anterior, sino que lo ratificaron. Si bien cada edil tuvo la oportunidad de «expresar su postura», el tema tuvo dos horas de tratamiento sobre tablas durante una sesión ordinaria.

Uno de los enojos del pastor es la falta de diálogo. Y razón tiene, aunque es selectivo. Si la falta de diálogo sirvió para hacer una declaración que respalda claramente su pensamiento, no le molestó. Pero si la del intendente Melella, quien no recibió al pastor tras aprobar el cupo trans y el veto, cuando lo tendría que haber hecho. La falta de diálogo es el mismo argumento que utilizó el intendente para justificar el veto. 

¿No será que la falta de diálogo se instauró en el fin del mundo? Se podría llegar esa conclusión haciendo foco en que los ámbitos parlamentarios carecen de debate. Los referentes políticos no debaten por sus peleas de poder y dejan pasar grandes oportunidades de construir una mejor provincia. No hay programas periodísticos dedicados al debate, a la confrontación de ideas. No basta con una foto cuando las papas queman y la palabra consenso en una gacetilla de prensa. Eso definitivamente no es debate.

¿Cuál es la postura fueguina frente al aborto? 

El pastor dice que «la mayoría de las sociedad» respalda «las dos vidas». ¿Es así?  El 7 marzo, El diario del fin del mundo puso de título en su tapa «Mayoría de fueguinos en contra del aborto legal» basándose en una encuesta de la consultora Neodelfos, donde señaló que el 46% de los consultados se manifestó en contra de la legalización del aborto, un 38 por ciento lo hizo a favor de esa posibilidad y el 16 restante no tenía postura tomada al respecto. El diario de Ushuaia también señaló que la provincia era la que mayor postura en contra del aborto legal tenía en el país.

Tres meses después, el diario Tiempo Fueguino tituló que «Seis de cada diez fueguinos está a favor de la legalización del aborto». Según una encuesta realizada en Tierra del Fuego, el 62% de los habitantes apoya la despenalización del aborto que se tratará esta semana en el Congreso. «Los datos se desprenden de un estudio de opinión que realizó la consultora Teknes, que midió la última semana en varias provincias el tema a raíz del debate en el Congreso. Una de las provincias elegidas fue Tierra del Fuego, donde el acuerdo con la despenalización del aborto está algo por encima de la media nacional, que es del 58%. La mayoría de los fueguinos aprueba la despenalización del aborto», publicó el diario. Es decir, todo lo contrario a lo que publicó El diario del fin del mundo 90 días antes.

Si el resultado es, no por estas encuestas, sino por la representatividad política podría advertirse que Tierra del Fuego está en contra. La legislatura es un recinto que aglutina parlamentarios de las tres ciudades y votaron 13 sobre 15 a favor de «las dos vidas». En Diputados, todo lo contrario, al igual que en las encuestas.

Aunque todos los medios se apuraron en publicar el supuesto resultado de tres a favor, un indeciso y uno en contra, un llamado de última hora publicado por este medio dio vuelta todos los pronósticos. Cinco sobre cinco. Roma, Stefani, Pérez, Carol y Rodríguez todos a favor del aborto legal, seguro y gratuito.

Cosas preocupantes

Todo el tiempo están ocurriendo, pero hay ejemplos que nos demuestran que es o no relevante. El 12 junio de 2016, el periodista Daniel Puebla reveló quién fue el tecnócrata que ideó el ajuste para Tierra del Fuego. Horacio Antonio Cao, una verdadera rata. En la oscuridad, las cloacas del poder donde se manejan sujetos como este, planeó los puntos para ajustar en tiempos macristas y bertonistas. No sólo contaba con un antecente similar en el ajuste en San Juan durante los años noventa sino que perteneció al Batallón 601 de Inteligencia durante la última dictadura cívico militar.

En mayo del año 2017, una serie de revelaciones periodísticas de este medio de comunicación sacudieron la opinión pública en Río Grande. Se descubrió la maniobra de las «múltiples contrataciones» con Alejandro Nogar imputado por la Justicia y sobreseído en tiempo récord acorde a un hilo de conexiones que esa casta no tiene miedo de ocultar. Un regalo de navidad de la Justicia adicta -como calificó el colega Gabriel Ramonet en su excelente libro de investigación periodística- a esta célebre familia riograndense. 

Sólo en contrataciones, se gastaron más de dos millones de pesos. Si a esto le sumamos la cobertura de los medios, sumamos dos millones más en pautas. La maniobra del presidente del Concejo Deliberante le costó a los riograndenses por lo menos $ 4 millones, vecinos que además sufren un aumento del 25 por ciento anual en sus impuestos. Lo que hizo la Justicia, fue sentar un pésimo precedente, ya que un presidente del Concejo Deliberante de Río Grande nunca realizó dobles contrataciones, al contrario de la errada declaración del intendente Melella en su momento. 

Cosas preocupantes si las hay, y cuantas más. Hace unos días nos enterábamos por Twitter que la activista Alika Kinan quedó sin custodia por parte del Ministerio de Seguridad de la Nación. Ella fue la primera en mandar a sus proxenetas a prisión en Ushuaia y que sin embargo es víctima de agresiones constantes por parte de la opinión pública aludiendo a su «trabajo» anterior, de puta. 

En Río Grande todavía hay lugares donde la trata de personas está presente. La droga cada vez entra en más cantidad. Más niños son asistidos por problemas de desnutrición infantil y el Estado tiene que duplicar la ayuda social para contener la pobreza. La educación cada vez es más flexible para evitar la deserción escolar.  Una campaña que el pastor defiende de forma valorable es contra el abuso sexual. Cada vez hay más denuncias por abuso y de violencia intrafamiliar.

Con todo el respeto del mundo, ¿La adhesión a una normativa de hace veinte años sólo para respaldar una postura es un tema de suma preocupación para la sociedad?

El ataque, un recurso del mal perdedor

Las declaraciones de Pauli no se basaron sólo en atacar políticos, ya que en una parte de la entrevista el pastor también hizo referencia a que «algunos recibieron dinero» y entre ellos -sin nombrarlo- ubicó al diputado Gastón Roma (que era supuestamente pro vida y terminó votando a favor del aborto legal) también lo hizo contra la comunidad transexual de Río Grande. Pauli enfocó su malestar en el cupo trans, aprobado hace más de un año. Su justificación desembocó en un rechazó a la comunidad travesti. Dijo que era un «privilegio a un sector» e hizo referencia al gasto de esta iniciativa de la concejal Verónica González.

La impotencia agresiva del relato pastoral tiene cimientos en esta derrota, 2 a 0 parcial. La media sanción en Diputados y el veto de Melella fueron dos goles en contra para los sectores «pro vida» de Río Grande. «Los promotores del movimiento feminista tienen demasiada difusión», señaló Pauli. Sin dudas es una discusión de dos sectores. Lo que omite el pastor es que gran parte de las promotoras del colectivo feminista son periodistas, trabajadoras de la comunicación, no es que tienen demasiada difusión. 

Estos sectores, acostumbrados a la victoria, no aceptan la derrota fácilmente. “Vamos a ir a la Justicia contra los que nos difamaron” dijo el concejal Nogar en la apertura de sesiones. Nadie entendió, sólo los periodistas que publicaron estos textuales, lo que quiso decir. Omitiendo información a los lectores, una falta al código de ética del periodismo. Lo que quiso decir el edil, en forma de amenaza a la libertad de expresión, es que denunciaría a periodistas de este medio de comunicación. La amenaza, la agresión, la intolerancia. Cabe recordar la sentencia de Vernet: «Perder no es grave. El problema es la cara de bol… que te queda».

También te podría gustar...

error: El contenido esta protegido Aire Libre 96.3 !!