¿Qué dijo la gobernadora en la apertura de sesiones ordinarias?

Rosana Bertone dejó inaugurado el XXXV Período de Sesiones Ordinarias en la Legislatura Provincial. A través de un discurso, la mandataria evaluó el desarrollo de su gestión que ingresa en el tercer año y cuáles serán los objetivos del Ejecutivo en este 2018. ¿Qué dijo la gobernadora?

DISCURSO DE APERTURA DEL XXXV PERÍODO DE SESIONES ORDINARIAS DE LA LEGISLATURA, A CARGO DE LA GOBERNADORA DE LA PROVINCIA DE TIERRA DEL FUEGO, ANTÁRTIDA E ISLAS DEL ATLÁNTICO SUR, DRA. ROSANA ANDREA BERTONE.

Señor Vicegobernador, legisladores de nuestra provincia, Presidente e integrantes del Superior Tribunal de Justicia, integrantes del Tribunal de Cuentas, autoridades provinciales, Intendente Queno, Concejales, miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, autoridades consulares, eclesiásticas, sindicales y universitarias, pueblo de la provincia de Tierra del Fuego.

Antes de comenzar quiero pedirles que realicemos un breve y sentido homenaje a los 44 patriotas del ARA San Juan, a los 43 hombres y a Eliana, quienes aún descansan en el mar argentino. Nuestro respeto y gratitud a ellos y a sus familiares, cuyo dolor comparto. Los tenemos siempre en nuestros pensamientos y corazones. Les pido que nos pongamos de pie y hagamos un minuto de silencio.

Nuevamente tengo el honor de presentarme ante ustedes, los representantes de nuestro pueblo, para dar inicio a las sesiones ordinarias de la Legislatura. Como lo exige nuestra Constitución vengo a informarles acerca de lo realizado, a hacerles conocer en detalle el estado de nuestra provincia y a manifestarles la necesidad de dejar de lado, al menos por un momento, pertenencias partidarias para centrarnos en lo más importante: el bienestar de los fueguinos.

Todas nuestras políticas, las realizadas y las que realizaremos, tienen un mismo objetivo, permitir que nuestra provincia se encamine hacia una realidad de desarrollo, de trabajo y de progreso para todos. Nadie logra el éxito en soledad, sólo es posible mediante un esfuerzo colectivo que tenga a la justicia social y a la unidad del pueblo como principios rectores.

Los fueguinos lo saben y yo no lo escondo: han sido años difíciles los que nos tocaron vivir. Negar la realidad implica errar el diagnóstico. Desde el primer día nos trazamos el objetivo de reconstituir un activo rol del Estado, de promover el desarrollo, de dialogar y discutir con el gobierno nacional sus políticas, de impulsar medidas concretas para amortiguar el impacto de una situación macroeconómica que, muchas veces, nos ha dificultado el camino.

Frente a esta realidad hicimos lo que debiamos hacer: no la ignoramos, no bajamos la cabeza, no nos hicimos los distraídos. Estamos capeando un fuerte temporal. Lo estamos logrando codo a codo, con diálogo, con el compromiso institucional de las diferentes fuerzas políticas, de los legisladores aquí presentes, de los intendentes, de las diversas fuerzas sociales, de los trabajadores de nuestra provincia. En los momentos en que la incertidumbre apretaba, este Gobierno, esta provincia que tanto hace y tanto necesita, jamás se permitió dar un paso atrás.

Tuvimos decisión y defendimos nuestras convicciones con más firmeza que nunca, logrando soluciones reales a problemas concretos, muchos de ellos producto de políticas que no dependían de nosotros. Hoy estamos de pie, conociendo bien los problemas que enfrentamos pero con la esperanza transformadora que llena el alma y nos permite enfrentar con entereza lo malo y luchar por lo que creemos.

Aún en los momentos más complejos de estos 26 meses de gestión impulsé y convoqué al diálogo. Incluso cuando parecía que las palabras caían en saco roto. Asumo todos y cada uno de mis errores. Me enseñaron a que siempre es mejor escuchar que monologar, hacer que decir y que la verdad siempre se impone sobre la mentira. Esto nos cabe a todos por igual, es una obligación ética para con nuestro pueblo.

Soy una obsesiva de la obra pública porque considero que es la llave para nuestro desarrollo. Es condición imprescindible para un un futuro de prosperidad. Y ello no depende del mercado, depende de la capacidad de planificación e inversión del propio Estado.
Hemos destino más de mil cuatrocientos millones de pesos en infraestructura para garantizar y ampliar derechos. Más de 370 millones de pesos en construcción, ampliación y refacción de una infraestructura escolar que encontramos en absoluto abandono. La realidad en la salud no era muy diferente y hemos invertido más de 230 millones de pesos en construcción y remodelación, permitiendo que la infraestructura sanitaria acompañe el crecimiento demográfico y los avances tecnológicos.
La creación de las casas de salud Tolhuin le han dado respuesta a un histórico y justo reclamo que se ve reflejado en el nacimiento de casi medio centenar de fueguinos en un marco de acompañamiento y cuidado. Logramos aumentar un 23 por ciento los turnos en el sistema de salud, unos de los principales reclamos de la comunidad. Sabemos que aún es insuficiente.
Hemos trabajado en forma permanente en la incorporación de profesionales de la salud. Sabemos que aún se presentan problemas para conseguir los médicos que necesitamos. Es cierto que mientras muchos ingresan, otros se han ido porque acceden a una temprana jubilación o porque desde el propio sector privado provincial se les ofrece condiciones que a algunos les resultan más ventajosas.
 
Aspiro a una complementariedad entre el subsector estatal y el privado, porque el sistema es único. No admito que el Estado, es decir todos los fueguinos, hagamos un enorme esfuerzo para traer médicos a la provincia que luego es aprovechado por algunos prestadores del sector privado. Aún así asumimos el problema y le he dado instrucciones al Ministro de Salud para trabajar en alternativas concretas que esperamos presentar en los próximos días.
Se han dedicado más de 100 millones de pesos en equipamiento en distintos establecimientos sanitarios de la provincia. Seguiremos trabajando para acercar la salud a toda la ciudadanía haciendo eje en la prevención.
Con el esfuerzo de toda nuestra comunidad educativa hemos logrado por primera vez, en casi una década, superar la meta de los 180 días de clase. Es un paso central para fortalecer la escuela pública y ha sido posible por el compromiso de nuestras maestras y maestros.
Seguiremos fortaleciendo la capacitación docente como camino para la mejora de la calidad y la democratización de la educación, trabajando con cada directivo, supervisor y maestro para que todos nuestros niños, niñas y adolescentes encuentren en las escuelas un espacio que permita transformar sus vidas. El mejor sistema educativo es aquel que logra romper las inequidades existentes y permite homogeneizar y democratizar saberes y generar mejores realidades para todos.
 
Un punto central del futuro de nuestra provincia es diversificar nuestro perfil productivo. A ello nos abocamos conjuntamente con el sector empresario, con los organizaciones de trabajadores y con el gobierno federal. La defensa de la industria, como mencioné detalladamente, es un punto innegociable, pero también lo es generar las condiciones para que el sector privado invierta. Hemos impulsado una activa estrategia para atraer inversiones.
El inicio del Programa de Desarrollo Costero Canal Beagle es un paso fundamental para el progreso de áreas rurales. Una inversión superior a los mil quinientos millones de pesos impulsará el desarrollo y pondrá en valor la micro región costera, a través de la generación de emprendimientos que permitan la ampliación de la matriz productiva, consolidando su perfil natural-paisajístico y de reserva ambiental.
Un punto esencial para mejorar nuestra competitividad es disminuir los costos logísticos. Se iniciará la construcción de un Nuevo Muelle Comercial de carga y pesca. El proyecto incluye el desarrollo de una Nueva Plazoleta Fiscal de Contenedores, alejada de la costa céntrica de la Ciudad de Ushuaia, despejando la vista panorámica al Canal Beagle, beneficiando a nuestro sector turístico.
Con el Desarrollo Troncal Provincial de la Red de Fibra Óptica posicionaremos a Tierra del Fuego en la vanguardia de la era de la comunicación digital, permitiendo el desarrollo de la industria del software y mejorando la conectividad de todo nuestro sector productivo. Con una inversión de más de 370 millones de pesos se realizará un tendido subterráneo de más de 390 kilómetros y la puesta en funcionamiento de la Red Federal de Fibra Óptica.
 
Otra apuesta a la diversificación productiva, a la transferencia tecnológica, a los procesos de investigación y generación de conocimiento y a la creación de empleo local de calidad en ramas altamente sofisticadas es el Laboratorio del Fin del Mundo. A través de esta Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria se incursiona en la industria farmacéutica produciendo, antes de fin de año, medicamentos antirretrovirales contra el HIV. El principal cliente para la compra de los medicamentos será el Estado Nacional, que invierte alrededor de 55 millones de dólares anuales en el mercado internacional. Empresas radicadas en la Provincia serán las encargadas de proveer los envases de los medicamentos, cerrando así un círculo virtuoso de encadenamiento productivo. Con el Laboratorio del Fin del Mundo buscamos transformarnos en exportadores de medicamentos.
El turismo es otra área clave de nuestro desarrollo. Desde que asumimos el empleo en el sector se incrementó en un 6 por ciento y creció la llegada de turistas extranjeros, luego de años de estancamiento. Asumí en forma personal el desafío de buscar compañías navieras para que elijan nuestro puerto logrando un 20 por ciento más de turistas con 322 recaladas y aspiramos a lograr en dos años un récord histórico de 433 recaladas. Se aumentó en un 20 por ciento las plazas aéreas en vuelos de Aerolíneas Argentinas e incorporamos nuevas rutas directas. Nunca en su historia la provincia estuvo más conectada con el continente y preparada para recibir la visita de turistas, y permitiendo, también, que los fueguinos viajemos en forma directa a las principales ciudades del país.
 
Se llamó a licitación pública nacional e internacional del Bloque I y Bloque II del Área CA12 para exploración y eventual explotación. La producción de gas se incrementó un 11 por ciento en los últimos dos años producto de la puesta en marcha de yacimientos off shore y las campañas de perforación propiciadas por la provincia. Se extendió por 10 años la concesión del Área Magallanes con la empresa YPF que implica un fuerte crecimiento para nuestra provincia. El sector energético es otro factor sustantivo de la potencialidad de Tierra del Fuego y de la diversificación de su matriz productiva.
Las políticas desarrolladas para el sector agropecuario, forestal y de pesca artesanal comienzan a mostrar resultados y su gran proyección. Es un camino que debemos seguir transitando, fortaleciendo las políticas activas y sus programas que incluyen subsidios, capacitaciones, entrega de equipamiento, mejora de la infraestructura y la generación de un ecosistema a través de la planificación estatal de un sector clave.
El Banco de Tierra del Fuego continúa siendo una herramienta central para nuestro crecimiento, presentando sólidos números. Su rentabilidad medida en Retornos sobre Activos alcanzó en julio los 6,14 puntos, un 90 por ciento más que el promedio del sistema financiero. Su resultado en 2017 alcanzó los 458 millones de pesos, un incremento del 265 por ciento si se lo compara con el 2015.
Estas fortalezas son fundamentales pero no suficientes. El Banco tiene como objetivo profundizar su compromiso con nuestra sociedad sosteniendo el consumo, ayudando a los fueguinos a tener su casa propia y permitiendo que los empresarios generen trabajo .
  
En el 2017 se colocaron préstamos por una cifra superior a los 2 mil millones de pesos, un incremento del 156 por ciento respecto al 2015. La cartera comercial superó en un 94 por ciento la del año 2016. Los préstamos al sector productivo fueron superiores a los 660 millones de pesos, un 205 por ciento más que al inicio de la gestión.
El Banco ratifica su presencia en nuestro territorio con la ampliación de las dos sucursales de Río Grande y la de la Ciudad de Tolhuin. Se proyecta la apertura de una nueva sede en la Margen Sur de Río Grande y un centro de cajeros automáticos en el Barrio 640 Viviendas de Ushuaia.
El principal problema de la humanidad no es sólo la pobreza, es el explosivo crecimiento de la desigualdad. En el mundo gran parte de los frutos del crecimiento se concentran en pocas manos. El año pasado el 1 por ciento de la población acaparó el 82 por ciento de la riqueza global generada. En América Latina el 10 por ciento más rico concentra el 68 por ciento de la riqueza total, mientras que la mitad más pobre de nuestros ciudadanos acaparan un mísero 3,5 por ciento de la riqueza. Nuestra sociedad y su dirigencia no pueden ignorar esta realidad. La única forma de romper ese inmoral desequilibrio es mediante el fortalecimiento de políticas públicas activas.
Nuestra provincia no está exenta del escenario de concentración e inequidad. Las malas decisiones de gobiernos anteriores, la falta de comunión y planificación entre Estado, trabajadores y capital han impedido mejores realidades. Esas desigualdades me duelen, nos duelen y debemos trabajar todos los días para corregirlas y garantizar un umbral de derechos a todos nuestros ciudadanos.
 
No hay mejor política social que el pleno empleo. La ruptura de la desigualdad demanda una constante presencia inteligente del Estado en sus diferentes niveles. Como siempre repito, al ciudadano no le importa si la responsabilidad es nacional, provincial o municipal, sólo quiere y necesita una respuesta. Construir esa realidad de mayor igualdad es posible con las medidas enunciadas, pero también con la implementación de políticas sociales para quienes más necesitan del Estado.
Hemos bancarizado el Programa Red Sol e incrementamos en un 100 por ciento el beneficio y ampliamos la cobertura de la tarjeta social y de los módulos alimentarios. Sostener el precio de la garrafa en nuestra provincia es un imperativo, por eso subsidiamos el 74 por ciento de su precio final a 7.200 familias, invirtiendo más de 700 millones de pesos anuales. Con el nuevo programa “Llegó el Gas” vamos a subsidiar la conexión domiciliaria a la red de gas natural a aquellas familias que no puedan afrontar la inversión, dando así una solución definitiva a unos de los problemas sociales más acuciantes de nuestro provincia. Se ha aumentado en un 45 por ciento el monto de las Pensiones por Discapacidad, con una inversión superior a los 250 millones de pesos en el 2017 y otros 50 millones de pesos en su cobertura de salud.
La inclusión y la integración social demandan que sigamos trabajando en la consolidación de un Estado presente, cercano, capaz de comprender las necesidades de aquellos más postergados. Seguiremos fortaleciendo las descentralización de las políticas públicas en los distintos barrios. 
 
Tierra del Fuego es una sola, y cada una de nuestras ciudades también. Lo que no podemos tener son patios traseros y cientos de ciudadanos olvidados y postergados. Hace un tiempo los vecinos de la Margen Sur me acercaron una propuesta de municipalización como herramienta de desarrollo de una zona históricamente postergada. Como hago siempre, escuche sus justos reclamos y recibí su propuesta. Entiendo que las instituciones deben canalizar las inquietudes y proyectos de una comunidad que se organiza. No alcanza con el esfuerzo que realiza la Provincia y la Nación para romper esas asimetrías. Es tiempo de que profundicemos el compromiso. Pretendo que, por respeto a esos ciudadanos de nuestra provincia, el tema sea debatido con seriedad y profundidad. Sin agresiones ni descalificaciones. Es una oportunidad para encontrar soluciones concretas para los vecinos que demandan mayores inversiones y mayor eficiencia en la aplicación de los recursos municipales. Animémosnos a pensar un nuevo desarrollo territorial para una Tierra del Fuego que crece. Eso no implica dividir, sino sumar.
Agradezco a los legisladores que acompañaron la creación del Departamento de Tolhuin, que le dará a sus vecinos nuevas oportunidades de progreso y autonomía. Con esa mirada estamos trabajando en San Sebastián, mejorando el complejo fronterizo y planificando la construcción de viviendas.
Seguimos fortaleciendo Almanza, en pocos días inauguraremos su escuela. La construcción de la nueva ruta Canal Beagle permitirá el desarrollo de Punta Segunda como área de expansión de Ushuaia considerando su condiciones topográficas, cercanías y acceso. Ésta es la mirada estratégica que siempre admire de uno de los dirigentes políticos más importantes que ha tenido nuestra provincia: Jorge Garramuño.
 
Con el ingeniero Garramuño también asumí el compromiso de avanzar en los cambios profundos que la política provincial necesita. La sociedad reclama nuevas formas de participación y un ejercicio más transparente que mejore la representatividad. Todo mi vida he transitado el camino de la política y veo con claridad que hay una forma de hacer política a la que la sociedad le dijo basta. Por eso los convoco a debatir los proyectos nuevamente presentados que permitirán dar respuestas a esas demandas. No importa que proyecto sea tratado, si el remitido por el Ejecutivo o el presentado por un legislador, lo trascendente es que construyamos consensos y podamos avanzar.
Como gobernadora de nuestras Islas Malvinas hemos reafirmado frente al Gobierno Nacional nuestra postura de sostener la Declaración de Ushuaia como la hoja de ruta en la que se debe enmarcar el diálogo con el Reino Unido en lo relativo a la obtención del pleno reconocimiento de la soberanía argentina sobre estos territorios de jurisdicción de nuestra provincia. Las Malvinas son argentinas y fueguinas.
Los problemas no se resuelven por el mero transcurso del tiempo. Por el contrario, se agravan si no los abordamos. Debemos seguir transitando juntos este proceso de cambio. Hemos encontrado un rumbo y no debemos volver a hipotecar el futuro tomando decisiones irresponsables. Entre todos hemos logrado las condiciones necesarias para comenzar una etapa definitiva de desarrollo.
Debemos seguir construyendo un Estado presente, eficiente, honesto, que promueva la planificación y sea protagonista del crecimiento de nuestra provincia. Es necesario que entre todos cuidemos la paz social y el orden fiscal que estamos logrando, y yo les aseguro que en cinco años Tierra del Fuego será una de las provincias más prosperas de la Argentina.
Todos los fueguinos debemos comprender que el camino del desarrollo no se logra de un día para el otro. No hay atajos. No podemos poner siempre lo urgente por sobre lo importante. Es tiempo de seguir sembrando para luego cosechar los frutos de este esfuerzo.
Hemos pasado por situaciones difíciles y hemos estado muchos años sin rumbo y a la deriva. Pero yo les digo a los fueguinos que no resignen sus sueños. Valoremos y cuidemos lo que hemos logrado en estos dos años, porque no tengan dudas que es el inicio de una nueva etapa para nuestra provincia. Una etapa de paz y prosperidad. Gracias a todos por el esfuerzo y el compromiso.
Dejo formalmente inaugurado el trigésimo quinto período de Sesiones Ordinarias de esta Legislatura. Muchas gracias.

También te podría gustar...