Hormigonaron los primeros 500 metros de Hipólito Yrigoyen